No se lo que ocurre en algunas relaciones que comienzan su andadura pero de repente una de las dos partes comienza a sentir que la otra va demasiado deprisa.

Yo me he encontrado en esa casilla de querer pedirle a la relación más de lo que estaba dispuesta la otra persona a dar, ahora un amigo me cuenta que su ruptura se ha debido a eso, su novio ha sentido que iba demasiado deprisa.

Me parece un acto de valentía que mi amigo haya sido capaz de reconocerse (me) que lo que les ha ocurrido ha sido eso, yo no soy capaz de hacerlo. La sensación que tengo cuando me lo narra es que el ha querido sujetar fuerte no fuera a ser que se fuera, él me lo plantea de otra forma: le he dado a la relación lo que tengo y se lo he ofrecido, no puedo sentirme mal por ello, y yo lo miro y no dejo de ver algo de razón en todo eso. Y que conste que cuando he estado en su lugar me he sentido avergonzado por haberle hecho sentir eso a la otra persona, por qué yo soy un ser especial y no puedo ser eso, no se si me entienden? Pero si lo soy, quizás viva demasiado obsesionado con la idea de ser algo tan sumamente especial a la otra persona que no soporte el que me vean las cosas menos buenas.

Anuncios

Pensaba esta mañana en como podemos comportarnos entre nosotrxs, somos los primeros en juzgar al otrx, pero nos hemos parado a pensar en como nos estamos comportando primero nosotrxs? Yo creo que la mayoría de las veces no lo hacemos.

Pensaba en un amiga, con la que estoy compartiendo últimamente más tiempo, y observo su relación con una amiga suya, claramente esta enamorada de ella, o al menos mantiene una relación de dependencia hacía ella bastante fuerte, yo he tenido a bien referírselo, que creía que esa no era la actitud más correcta si quería encontrar a alguien para compartir….no debería de haberlo hecho.

Al sentirse atacada su defensa fue otro buen ataque en un momento bastante bochornoso para mí, delante de personas que no conocía de nada. En ese ataque además de ponerme colorado, hizo también que viera mi realidad.

Yo también repito ese tipo de conductas, a lo mejor no de la misma manera, y no me hago una mejor amiga de la cual no me separo, pero si repito conductas con ciertas mujeres, inaccesibles en algunos momentos. Me intereso por ellas y necesito conocerlas, saber que es lo que hay en esa cabeza.

Y aunque no me sentí nada bien con lo que ocurrió, si entendí que gracias a mí amiga había entendido algo más sobre la vida, algo más sobre mí.

Miradnos, luchamos por sobrevivir. Escuchadnos, estamos aquí para que nos escuchen.Así empezaba un discurso de un mujer trans norteamerica de los años 70.
Aunque os parezca arriesgado si alguien os plantea dudas sobre su sexo, animarlo siempre a investigar, a no parar, las dudas en estos temas siempre son por algo, las dudas no vienen por nada, os sonara arriesgado, pero si alguien llega a ustedes con dudas es porque hay muchas cosas movidas ahí dentro. No dejéis que pare, no dejéis que se muera con eso dentro, porque entonces si habrá fracasado ellxs y ustedes.
Preguntarle por su cuerpo, no hace falta estar enfadado con todo tu cuerpo para querer dar el paso,no hay reglas básicas, creo que hay cosas que si te delatan…y no hace falta odiar todo tu cuerpo para querer cambiar de sexo, yo no lo odio de hecho. A mí me gustaría a ver nacido varón con pecho de hombre y pene y testículos, pero no me atormenta no tener pene, sin embargo si me atormentó siempre mi pecho.  

Hay muchas personas que solo entienden la transexualidad cuando quieres ser el otro sexo por completo, cuando quieres cambiarlo todo, eso es una verdad absoluta, y las verdades absolutas no son reales, son ideas a las que se acogen nuestra mente para tener falsas seguridades.
No le hagáis entender que la sociedad los va a tratar mal, hacedle entender que la sociedad esta mal de la cabeza, el problema no lo tiene la persona que se siente así, eso es muy importante, el problema es que la sociedad los machaca. Por eso es importante hacedle sentir especiales:

¿quien tiene la oportunidad de vivir en este mundo con dos sexos?

Eso te va a hacer convertirte en una persona diferente emocionalmente hablando, más fuerte.

No lo mandéis a un psicólogo o a un psiquiatra a la primera de cambio, porque os agobie la idea de no saberlo ayudar. 

Escucharlo, animarlo, esa opción la tenéis pero no a la primera de cambio, es una persona con un problema no común, pero no lo hagáis sentir más distinto de lo que es por vuestros miedos. 

Pasamos muchos miedos, yo he pensado muchas veces que mi cabeza no funcionaba bien, para que venga alguien en quien estas confiando y te corrobore la idea que tu tenías…no se deben de utilizar a los profesionales de la mente tan a la ligera, quizás una persona en un proceso de divorcio lo necesite más que yo con mi transito.

Preguntarle si podéis llamarlo en masculino o en femenino (dependiendo) eso le ayudará, porque se comenzará a sentir más identificado, yo llevaba toda la vida con las dudas, y en una semana a 1000 km de aquí decidí utilizar el masculino, y nunca fui tan feliz, y es esa sensación, la de aquella semana, la q me mantiene en la lucha. Animarlo a que se compre la ropa que realmente desee, la prenda de vestir hacen milagros, y no sabéis lo importante (por muy banal que parezca) que es. Colocarte unas medias….ponerte una camisa. 
“Miradnos, luchamos por sobrevivir. Escuchadnos, estamos aquí para que nos escuchen.”
La primera frase probablemente lo dijo por todo el proceso químico y quirúrgico que debemos someter a nuestro cuerpo para ser lo que realmente somos. Pq una es más autentica cuanto más se parece a lo que ha soñado de si misma.

La segunda frase esta ligada a que los profesionales de todos los ámbitos nos escuchen.

Es curioso que la misma palabra que me trajera a este lugar ahora un año y medio después de la misma manera me vuelva a echar.

Sentando aquí he pasado las semanas, esperando entrar en una terapia de grupo, en una individual a veces tranquila ahora tranquilo, a veces demasiado agitada ahora agitado. Y ahora llega el momento y me piro.

Llegue aquí con la única intención de recuperar a María José, quería volver con ella, a toda costa, mi wasabita….como me gustaba llamarla, la decepcioné, como me decepciono ella a mí, sin más, pero yo no quiero perder a la gente que amo, no soporto esa sensación. Y me sometí a este tratamiento con el firme convencimiento de recuperarla, no solo no la recuperé, sino que me percaté que había existido un gran mal en mí vida los últimos años, y era no haberle sabido decirle que no a ciertas cosas, soportarlo todo hasta llegar al consumo para no percatarme de lo que ocurría a mí alrededor.

Daba igual que no me tocase, daba igual que no buscase momentos para estar conmigo, daba igual que todo fuese más importante que yo, porque estaba conmigo…el único pago que tuve que hacer es convertirme en una muerta en vida, buscar sustancias que hicieran que no me enterase de mi realidad para poder llevarlas: primero pastillas de esas que mandan los médicos psiquiatras luego otras cosas que eran más efectivas.

Ahora me encuentro en la sala de espera, en el sitio donde fumamos, los enfermos, palabra siempre utilizada por los terapeutas para referirse a nosotrxs, para entrar en una sesión individual y decirle a mi terapeuta que me voy, no le diré la verdad, pero me voy por la misma razón por la que vine.

loffit-el-erotismo-se-sube-al-escenario-con-5-obras-incendiarias-06-900x600

Si sigo así voy a perder la chaveta, te deseo con todas mis fuerzas, hay una palabra que le escucho a un loco amigo mío que puede definir mi estado contigo y es que me disocio pensando en ti…en lo que te haría si te tuviera cerca, en todas esas caricias que sentiría que te haría sentir y es que te prometo que me dejaría la piel para que rezaras cada noche en que nuestros cuerpos se volvieran a encontrar.

Apetito de ti a las 9:00, deseo a las 10:00, caricias a las 11:00 día y de noche, deseo lamerte, deseo sentirte, deseo, deseo, deseo…y tú que deseas??  Sé que a mí no, y no puedo seguir así, pero ahora mismo tomaría esas manos huesudas y empezaría a besarte cada una de las yemas de tus dedos, besaría tus dedos, las palmas de tus manos,  me detendría en esa zona que divide cada uno de tus dedos, y sacaría la lengua, solo para lamerte solo para lo sientas… los montes de tu manos estallarían en un volcán en erupción si pudiera detenerme solo un ratito en ellas, de rodillas y tu sentada, quiero que sepas que me siento tu esclava.

Sabes qué sensación se crea cuando deslizas y masajeas el antebrazo de una mujer, los has sentido alguna vez? La inmadurez y la inexperiencia hacen que resulte algo torpe, aunque la disociación me hace imaginarme de mil maneras contigo, y de lo único que tengo ganas es que lo pruebes para que no te despegues.

Tus senos, montañas de Júpiter, serian mi próxima parada, pezones, mordiscos, lametones, impregnarlos para volverlos a mordisquear, para volverlos a chupar, mientras que agarro tus manos y las aprieto, escucharte, sentir que te gusta.

Manos arriba, quiero seguir lamiéndote el cuello mientras coloco una nalga entre tus piernas y siento tu humeder en mí, sabiendo que todo de lo que ti salga será limpiando a través de mi lengua a veces despacio a veces deprisa, porque si alguien te ha penetrado con todas sus historias yo tengo el firme convencimiento de que te  limpiare de todas ellas.

Y aún me colocaría  a tu lado, te elevaría el cuello, despacito y de forma delicadita, y te haría sentir a través de los dedos, pero te regoraría que esperase a llegar, porque como te dije anteriormente, quiero ser la que te enjuague de todas las historias, primero despacio, saboreando cada rincón, cada esquina, introduciendo la lengua, jugando, sacándola, metiéndola, volviendo hacia arriba, subiendo las marchas, pero mamando todo lo que haya de ti.

PUENTE

Me queda solo un paso para llegar al otro lado del puente, un puente en el que me he llevado todo un año para cruzarlo, donde han existido momentos en los que creía que me volvería a caer, dar ese último paso que te lleve a tierra firme, me resulta difícil, pero creo que el seguir en ese puente hace de alguna manera siga anclada en una situación que a día de hoy no existe. Me encuentro animada, con ganas de seguir hacía delante, sólo quiero mirar atrás para saber que a eso no voy a volver y sí por si puedo aprender algo más.

El constructor del puente se niega, y utiliza todo tipo de subterfugios para que no lo dé: chantaje emocional, ataques, embestidas algunas veces…ese puente me ayudó a dar los primeros pasos, los más difíciles, pero a día de hoy ya no me ayuda. Sabes también como yo Ingeniero que he ido en alguna otra ocasión a pedirte ayuda,  pero desgraciadamente sólo he encontrado respuestas del tipo: -que te gusta mover la mierda con un palito- quizás sea así, pero no entonces no sabes ayudar. Actúas como un juez, como alguien que mantiene la verdad absoluta, como si fueras Dios, y no lo eres, ni lo serás nunca, dejas entrever tus flaquezas y una de ellas es como tratas a las mujeres, te atreves a soltar discursos sobre la pobreza que viven en muchos otros países, mientras silencias tu IPHONE último modelo y duermes en un chalet en una zona rica de la ciudad. Te atreves a sacar conversaciones que se mantienen en nuestra “supuesta” red de apoyos, y comentarlas en público…y aún así quieres que sigas, te atreves a realizar afirmaciones negativas sobre personas que me han querido mucho y ahora no están, nunca te importó tirar a matar si sientes que alguien te hace alguna crítica y a día de hoy sé que justificas tus mal comportamientos calificando a la especie humana como: desastrosa, inhumana, carente de sentimientos…

Mantienes que el contrato terapéutico es la clave de nuestra alianza, pero ahora tengo la sensación que lo utilizas como te da la real gana, no quieres perder clientes, porque este es tu negocio, el negocio de las adicciones. Y sigues manteniéndolos, aunque no cumplan la parte más importante de ese contrato.

No quiero que sigas siendo el constructor de mi próximo puente, de hecho, ahora después de muchos años, quiero ser yo la que lo construya, siendo fiel a mí misma y a mis principios, quiero escuchar a la gente que miro a los ojos y sé que me hablan desde el corazón, pero no quiero a personas a mí lado que necesiten sentirse maestros de vida y que por eso ofrecen tanto y tanto consejos. Lo voy a construir yo, porque esta es mi vida, y ahora gracias a Dios, dispongo de personas diferentes, que me pueden ayudar cuando tenga dudas.

Estoy preparada para dar ese último paso que me lleve al otro lado del puente. Espero que todo salga bien.

Dibujo

Cuando escribo siento que mis sentimientos y pensamientos e ordenan, encajan y parece que comprendo mejor las cosas. Todo parece encajar y de nuevo me miro y me siento en el mismo sitio, en el mismo lugar que siempre, haciendo siempre lo mismo. O quizás no haciendo lo mismo pero si no cambiando algunas actitudes. Necesito a alguien siempre cerca, de alguna manera, de alguna forma, y sí me suelto, y si esta vez me tiro a una piscina, no necesito a nadie para ser una mujer completa.

Me encantas, me gustas muchísimo, un silencio, el silencio, me hace sentirme atraída, y quizás no tenga nada que ver con lo que yo creo que eres, pero me ocurre con pocas personas, con el resto me mantengo en silencio, solo con algunas soy capaz de llenarlo. Es como una cadena, si observo mucho dolor en la otra persona, más me llena, más me siento atraída, quiero protegerla, salvaguardarla, ayudarla, y a la misma vez quiero que me protejan, salvaguarden y ayuden, quizás porque entienda que es la mejor forma de estar más cerca a la otra.

Sentir el amor así es un auténtico error.

Me cuesta encontrar una auténtica definición que me defina en ese aspecto, y la necesito descubrir porque hay algo que no me cuadra en todo esto…como puede ser una persona a la misma vez dependiente e independiente.

¿Cómo puedo ser que quiera proteger y que me protejan la misma persona? ¿No son esos dos aspectos  en sí mismo algo contradictorios para definir a una persona?

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: